Blogia
¡BIENVENIDO AL SITIO DE LOS APANENSES (APANECAS)!

Poesía, canciones y frases

ORACIÓN DEL CHARRO

ORACIÓN DEL CHARRO

Señor a tus pies estoy postrado y vengo vestido de charro
a mi lado están conmigo mi reata, mi sombrero y mi caballo,
vengo a pedirte Señor que me acompañes
en cada una de mis suertes charras
así como te pido que hoy tú vengas a cabalgar conmigo.

Señor tú sabes que mi vida está en peligro,
pero no temo Señor porque tu estás conmigo.
Te pido por mis hermanas charras y mis hermanos charros
que juntos hacemos de la fiesta un gozo,
tu Señor te sientes orgulloso.

Cuando ya todo se haya terminado y
el lienzo se quede en un sólo silencio,
ahí Señor te doy las gracias por haberme dejado llegar al final de ésta charreada. y te pido que el día de mañana
cuando yo venga a pisar estos lienzos charros,
tu seas mi Juez y mi Compañero.
Amén.



Autor: José de Jesús "Pepe" Hurtado. Aguascalientes, Ags.
Edición: Omar González

REALIDAD DE UN PUEBLO AÑEJO

REALIDAD DE UN PUEBLO AÑEJO

Destellos de mil luces surgieron desde el alba
hasta el momento justo en que la noche asesinaba al sol,
nacimos o morimos, nunca lo sabremos
pero te dejaste ver con tus cabellos largos cual Julieta.

El día era un juego de luces entre tus vientecillos suaves
aquellos que te hacen girar de recuerdos hasta marearte,
y los mismo que son capaces de hacerte sufrir de tristeza
por añorar postales que en la alcoba del pasado guardaste.

Muchos huyen mas allá de las fronteras del mapa, perdidos
más por la esperanza desterrada que por la fuerzas de tu suelo,
pues muchos hombres malguiaron tu sendero confundido
un camino sin rumbo, incoherente a tu belleza y sentido.

Eres la natalidad que nos pega en el orgullo frenético
dentro, tan dentro que a nuestros ojos te escondes,
tan profundo... pero sabemos que estas ahí latiente
pues si nuestros rostros no se miran extrañamos tu tierra de cielo.

En un puñado de tiempo te asaltaron las épocas de golpe
y dejaron en tu cuerpo la marca indeleble de su paso,
bellos datos y muestras de un testimonio de oro y plata
de néctares de dioses y semillas de hombre ufano.

Y aunque tu rostro al espejo parece un umbral cacoquimio
mil manos como venas de fuerza corren por tus calles,
mentes, manos, fuerzas, ideas, orgullo, y espíritu cooperativo
que emana en cada hijo Apanense tuyo,
dispuesto a no dejar morir la bendición que nos heredaste.

Autor: Omar González Vázquez 25 de Enero de 2006.