Blogia
¡BIENVENIDO AL SITIO DE LOS APANENSES (APANECAS)!

INDEPENDENCIA EN LOS LLANOS DE APAN Por Georges Maurice Devaux Burlin

INDEPENDENCIA EN LOS LLANOS DE APAN Por Georges Maurice Devaux Burlin

Por Georges Maurice Devaux Burlin

Poco tiempo después del grito de Dolores por el cura Miguel Hidalgo, la madrugada del 16 de Septiembre de 1810, los vecinos de los llanos de Apan entran en la Lucha Insurgente, cuando Antonio Centeno, vecino de Calpulalpan llega a la región enviado por Miguel Hidalgo para insurreccionar la altiplanicie. A pesar de su prematura muerte, la semilla de la independencia quedó sembrada en la comarca.

El movimiento insurgente fue continuado por Mariano Aldama quien llegó a los llanos junto con José Francisco Osorno, después de algunos trinfos sobre las fuerzas realistas, fue asesinado a traición en la Hacienda de San Cristóbal cerca de Calpulalpan, por su dueño José María Casalla quien más tarde, fue capturado, asesinado y su cadáver descuartizado por órdenes de Osorno.

Con la muerte de Aldama, José Francisco Osorno, nacido en  alguna de las Haciendas de la altiplanicie en el año de 1785 quedó como líder del movimiento insurgente en los llanos de Apan. El 30 de agosto de 1811, al mando de 700 hombres tomó el pueblo de Zacatlán, estableciendo si centro de operaciones a partir del cuál realizaran acciones militares contra las fuerzas realistas, manteniendo la lucha hasta el año de 1816.

José Francisco Osorno se convirtió en el forjador de jefes y caudillos insurgentes de los llanos como Diego Manilla, Eugenio María Montaño, Miguel Inclán, Miguel Serrano, Antonio Bocardo, José Antonio Arroyo y muchos más, quienes bajo su mando escribieron brillantes páginas de la historia de la altiplanicie.

Nombrado Teniente General por la Junta de Zitácuaro, Osorno fue el brazo armado de la lucha insurgente en los Llanos de Apan. El 13 de Abril de 1812 las partidas de Osorno comandadas por: Miguel Serrano, Pedro Espinosa y Vicente Beristáin con 500 hombres toman la ciudad de Pachuca, obteniendo un botín de tejos de oro y 300 barras de plata, parte del cuál será entregado a Morelos y Rayón como apoyo a la causa y otra parte para el sustento de las tropas de Osorno, y el financiamiento de la lucha en los llanos.

En una fábrica creada en Zacatlán por José Francisco Osorno, el artista y orfebre poblano Luis Rodríguez Alconedo acuñará las monedas con la plata obtenida en Pachuca así como resellos de monedas españolas con las letras OSRN (Monedas de Osorno). Posteriormente, Osorno intentara atacar la población de Tulancingo, regresando a Zacatlán al no lograr su objetivo.

Los triunfos logrados por las partidas insurgentes en la región e los Llanos de Apan durante 1812, hicieron pensar a Ignacio López Rayón la posible terminación de la guerra con el triunfo por la causa. Por estas fechas Carlos María Bustamante se unirá a la causa en los llanos, logrando con el apoyo de Osorno organizar la insurgencia en los diferentes campos de la administración como: Hacienda, Militar, Religiosa y de Justicia.

En enero de 1813, las fuerzas de Osorno obtienen una importante victoria sobre las fuerzas realistas; provocando la irritación del virrey, quien ordena una cruel y despiadada acción contra las partidas insurgentes de los llanos, donde es muerto en acción Eugenio María Montaño, por las fuerzas realistas al mando de Francisco Salceda, capitán del Lanceros de San Luis quien, mandó mutilar el cuerpo del insurgente, enviando su cabeza a Otumba y su brazo derecho a Teotihuacan, como mensaje a los insurgentes.

En febrero de 1814 Francisco de las Piedras comandante del cuartel de Tulancingo inicia la persecución de las fuerzas de Osorno que asolaba la región, pero a pesar de lo anterior, Osorno con 1500 hombres sitia la población de Tulancingo sin lograr rendir la guarnición por falta de pertrechos, regresando a Zacatlán.

A fines de Junio de 1814, Ignacio López Rayón es recibido en Zacatlán con fiesta y toros, por invitación de Osorno quien, le deja la jefatura en el Departamento del norte y la región de los llanos de Apan, pero manteniéndose como el brazo armado de la insurrección.

En septiembre de 1814 Zacatlán es atacado por las fuerzas realistas al mando de Luis del Águila, Anastasio Bustamante y Carlos María Llorente, haciendo huir a López Rayón y capturando a Manuel Sabino Crespo y al artista José Luis Rodríguez Alconedo quienes fueron llevados al cantón de Apan y fusilados el 14 de Octubre de 1814, después de que José Barradas y Anastasio Bustamante fueran derrotados en las cercanías de Nopaltepec en la batalla de “Las Tortollitas” gracias a la astucia e ingenio de los insurgentes de Osorno, quienes amarrando sus reatas a las sillas de montar y fingiendo huir, contraatacaron a los realistas causándoles innumerables bajas, acción en la que resultó herido Anastasio Bustamante. El triunfo insurgente hizo temer al Virrey por la suerte de la ciudad de México, la cual siempre fue bloqueada por las fuerzas insurgentes de Osorno impidiendo la salida de gente y permitiendo la entrada del pulque producido en las haciendas de los llanos de Apan, mediante el pago de impuestos a los hacendados bajo la amenaza de la destrucción de sus propiedades, lo que permitió a las fuerzas de Osorno contar con buenos ingresos para la vestimenta y alimentos de su tropa.

En noviembre y diciembre de 1814, Osorno intenta tomar la población de Apan sin lograrlo, por la fuerte oposición de los realistas.

A principios de 1815 José Barradas comandante del cuartel de Apan captura a Felipe Castilo y a sus hermanos quienes con un grupo de mujeres del Tepozan llamadas “Las Once mil Vírgenes”, usando sus encantos convencían a jóvenes de la región a unirse a las fuerzas insurgentes.

Para 1815, después de la muerte de Morelos, el movimiento en los llanos de Apan sufrió un debilitamiento, sin embargo Osorno continuó asolando la región de tal manera que el Virrey comisionó al comandante Manuel de la Concha (famoso por haber capturado a Morelos), quien  implantó una estrategia de terror en los llanos de Apan, además de prohibir la producción de pulque y el fusilamiento de los insurgentes sin juicio previo, así como la prohibición de montar a caballo y el decomiso de estos animales para reforzar al ejército realista.

En 1816 José Francisco Osorno se enfrenta en  varias ocasiones al realista Manuel de la Concha, siendo la batalla más importante el 8 de Abril, cerca del acueducto de Tepeyahualco, el día 21, ante el refuerzo de los realistas con las fuerzas de Juan Rafols, Osorno se retira hacia Zacatlán, siendo perseguido por las fuerzas de Anastasio Bustamante, enfrentados en Ajuluapan las tropas realistas logran la victoria, pero con una enorme pérdida de hombres y con sólo tres insurgentes capturados por los realistas. Osorno se dirige a Tehuacán donde se une a Nicolás Bravo, junto al cuál ataca el convoy del Virrey de Apodaca en Septiembre de 1816, retirándose ante la llegada del coronel realista Márquez de Donallo.

En septiembre de 1816 las fueras realistas comandadas por Anastasio Bustamante localiza y acorrala a las partidas insurgentes de Osorno, quien junto con Manilla e Inclán, logran escapar para indultarse más tarde ante el ofrecimiento de las autoridades virreinales.

Retirado en el rancho de Jonacapa, Osorno es acusado por el comandante de la Concha por una supuesta conspiración en los llanos de Apan, sentenciado al destierro por 10 años saliendo de la cárcel de México en 1820, gracias a la amnistía proclamada por la Constitución de Cádiz.

En 1821 se une a Nicolás Bravo combatiendo en Matamoros Puebla y en los Llanos de Apan contra el comandante realista Manuel de la Concha haciendo huir a las fuerzas de la corona.

En Junio de 1821, la guarnición de Apan se pronunció a favor del Plan de Iguala, y a pesar de que la participación de José Francisco Osorno en el movimiento de Iturbide, el 27 de septiembre al entrar el ejército Trigarante a las ciudad de México, Osorno desfiló con el batallón de Dragones de Apan.

Retirado de la región de los llanos, muere el 20 de Marzo de 1824 en la Hacienda de Tecoyuca, siendo enterrado en la Parroquia de Chignahuapan en el estado de Puebla.

Por su labor patriótica de entrega a los supremos intereses de la Nación, el Congreso del Estado de Hidalgo lo nombró hijo predilecto de la entidad que orgullosamente lleva el nombre del Padre de la Patria.

 


 

Redacción:  Georges Maurice Devaux Burlin

Distribuido por: Comisión Municipal de Apan para los Festejos del Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana en Marzo del 2010

Edición para Apan.blogia.com: Omar González

 

 

 

 

0 comentarios