Blogia
¡BIENVENIDO AL SITIO DE LOS APANENSES (APANECAS)!

HAZ TU PROPIA CALAVERA ¡PASO A PASO!

Si pides calavera con una calabaza de verdad, estás apoyando al campo , los comercios tendrán durante todo el año muchas fechas para comercializar sus productos, apoyemos al campo en estas fechas comprando calabazas para hacer tu propia calavera , sigue estos sencillos pasos, si eres un niño o niña aún, pide a tus padres o hermanos mayores que te ayuden.


Paso 1

Primero que nada consigue una calabaza del tamaño de tu preferencia, te costará unos 10 ó 15 pesos, las más grandes seguramente serán más caras, si no consigues alguna calabaza, recuerda que un chilacayote también te servirá, además de que su cáscara es un poco más delgada que la de la calabaza.


Paso 2

Con mucho cuidado o con la ayuda de tus padres o hermanos mayores, realiza un corte en la parte superior de la calabaza de forma circular a manera de tapa.


Paso 3

Retira el contenido de la calabaza, hasta ahuecarla lo más que se pueda; no tires la pulpa de la calabaza, puedes pedirle a tu mamá que haga “Dulce de calabaza” o “Atole de calabaza”, es muy rico (Baja la receta del tema: “Alta cocina”)


Paso 4

Corta ojos, nariz y boca en la calabaza ahuecada, ¡esto es lo mejor!, pues tú decides como quieres que sea tu calavera: triste, enojada, chimuela, terrorífica, etc.


Paso 5

En el fondo de la calabaza, realiza una pequeña perforación, suficiente para que entre a presión una vela, la cual deberás cortar para ajustarla al tamaño de tu “calavera”, quizá tendrás que rebajar el grosor de la vela para que entre a presión sin problemas y no se caiga.


Paso 6

Colócale un cordón, lazo o algo con que sujetarla, prende tu vela, ponle la tapita y ¡listo! ... ¡a pedir tu calaverita!.



Nota: Recuerda que ésta es un tradición que hemos adoptado de los Estados Unidos, nada tiene que ver con nuestra festividad de Día de Muertos, y sabemos también que será practicamente imposible el evitar que se siga realizando, pues muchos que ahora somos adultos, disfrutamos de esta tradición adoptada, ¿porqué entonces quitarle esta felicidad a los niños de hoy?, pero hagámoslo al menos más creativo, como hace años, con calabazas de verdad.


Redacción, edición y fotos: Omar González


0 comentarios