Blogia
¡BIENVENIDO AL SITIO DE LOS APANENSES (APANECAS)!

LLANOS DE APAN: CUNA DE LA CHARRERÍA, SEAMOS PARTE TODOS JUNTOS

LLANOS DE APAN: CUNA DE LA CHARRERÍA, SEAMOS PARTE TODOS JUNTOS

     Prendes la televisión y está el noticiero, el conductor dice tajantemente: “Oleada de violencia se vive en Apan; asaltos, secuestros, extorciones es el tenor de cada día”, tú, como habitante de Apan te sorprendes y lo primero que piensas es: “¿Apan, pero si aquí vivimos de los más tranquilos?”, continúas escuchando la nota y el conductor del noticiero agrega “… los llanos de Apan viven la peor racha de violencia a últimas fechas, así que si visita Apan, tome precauciones” y tú vuelves a pensar … “¿cómo?, ¡pero Apan no es lo mismo que los Llanos de Apan!” … y tienes razón, quizá la ola de violencia a la que hacía alusión el noticiero era Tepeapulco o Tlanalapa (por citar alguno como ejemplo ehhh, no quiere decir que así sea) ah pero como los Llanos se llaman DE APAN, pues el conductor dio por hecho que la inseguridad se presenta en APAN … pues, este ejemplo burdo  sintetiza lo que a través de varios años, hemos tratado de explicar en torno al tema de la charrería, pues los documentos, datos y fundamentos históricos nos indican que la charrería tiene una alta probabilidad de haber nacido en LOS LLANOS DE APAN, y aprovechándose de un hecho parecido al ejemplo con que iniciamos este artículo han pretendido otorgarle únicamente a Apan esta paternidad, cuando la realidad es que el orgullo es compartido y en honor a la realidad histórica así debería ser.

     Durante la Feria del Maguey y la Cebada Apan 2012 se montó una hermosa exposición en el centro cultural “Dr. Arnulfo Durán Jiménez” cuya temática era la Charrería y por otro lado, el pulque y el maguey, en el citado recinto se repartieron varios trípticos alusivos a la cuna de la charrería y debo decir que fue una muy grata sorpresa notar un detalle de valiosa importancia pues, a excepción del título del tríptico (el cual es: APAN, CUNA DE LA CHARRERÍA), el contenido del mismo, toda vez que se hace alusión a la cuna de la Charrería ya no se cita sólo a Apan, sino a LOS LLANOS DE APAN, incluso indicado todo el tiempo con mayúsculas; un hecho relevante que quizá para muchos pasó desapercibido pero para algunos más no lo fue, reflejo inequívoco de que hablamos el mismo idioma, y que podemos impulsar a LOS LLANOS DE APAN COMO CUNA CHARRA y al mismo tiempo ser orgullosos portadores de que los Llanos lleven el nombre de nuestro municipio y con ello, la responsabilidad que nos corresponde como parte importante del gran territorio donde – muy probablemente -  nació la charrería, el deporte Mexicano por excelencia.

     Propongo el uso de alguna imagen publicitaria o logotipo que señale a los Llanos de Apan como cuna de la charrería, en donde podamos incluso resaltar el nombre de nuestro municipio y con ello, englobar un todo:

1.- Darle peso histórico en torno al tema al territorio de los Llanos de Apan,

2.- Ser co-responsables de difundir esta información no sólo en Apan sino en todo el altiplano Hidalguense y el país,

3.- Resaltar nuestro municipio como portador orgulloso del nombre que llevan los Llanos, y

4.- Sobretodo, impulsar el hermoso deporte de la charrería

     … ahí lo dejamos en la mesa, por nuestra parte, y como siempre lo hemos hecho, seguiremos difundiendo un poco a cerca de la cultura charra, en ésta misma página puedes consultar artículos relacionados a las suertes, vestimenta, lienzo charro, escaramuzas, etc., te invitamos a consultarlos, y fortalecer este deporte Mexicano de gran historia y cultura ...  y juntos, todos los habitantes de la región podamos decir al unísono que somos orgullosamente la Cuna de la Charrería, porque todos somos parte de LOS LLANOS DE APAN.

 


 

Redacción, edición y diseño de logo: Omar González

Nota: En un siguiente artículo publicaremos intacto el tríptico al que hacemos alusión en este artículo, firmado por Garcías Orgaz.

 

1 comentario

Marco Mayorga -

Lo leo y no lo creo, entonces resulta que siempre si? Caray Omar me dejaste sin palabras.